Causas hormonales del insomnio

La serotonina está considerada como la hormona del sueño. Su reparto depende del reloj interno y de la luz del sol. Cuando empieza a oscurecer afuera, la retina de nuestros ojos empieza a señalizar la epífisis en el cerebro, para que empiece a producir melatonina y nos prepare lentamente para el sueño. Luego sigue una fuerte producción de hormonas durante 6 horas, a partir del amanecer empieza a disminuir el reparto hormonal.

A medida que vamos envejeciendo, va disminuyendo el reparto de esta hormona. Este es uno de los motivos por los que las personas mayores duermen menos que los jóvenes. Pero el estrés también puede perjudicar el reparto de la melatonina. Esto sobretodo afecta al sueño ininterrumpido. Si el nivel de la melatonina desciende debido a un estado crítico de la hormona del estrés, el sueño se vuelve intranquilo.

Los problemas para conciliar el sueño también pueden estar relacionados con las hormonas, esto es debido a que el reparto de la melatonina empieza demasiado tarde, de la misma manera cuando nos despertamos demasiado pronto, puede ser debido a que la producción de la melatonina durante la noche ha sido insuficiente

Junto a la melatonina, el neurotransmisor serotonina también juega un papel importante en el sueño. La falta de serotonina genera problemas de insomnio y una perdida de motivación general.

 

Volver al principio