Causas del insomnio

Consumo excesivo de alcohol

Uno de los causantes más frecuentes de insomnio es el consumo excesivo de alcohol. Pequeñas cantidades, como p. ej. un vaso de cerveza o de vino tinto, pueden incluso ayudar a dormir, sobre todo a conciliar el sueño. Sin embargo, grandes cantidades de alcohol dificultan el dormir, porque el cuerpo está ocupado con la asimilación del alcohol. Es frecuente despertarse durante la noche cuando se duerme bajo la influencia del alcohol. Las fases del sueño profundo, llamadas fases REM, se ven imposibilitadas.

Peligros en el medio ambiente y en el hogar

En el medio ambiente y en el hogar también se encuentran sustancias que contribuyen al insomnio. Las tablas de madera aglomerada, los impregnantes de madera, las lacas, la pintura de las paredes, los materiales para sellar o hermetizar, los revestimientos de suelos, los pegamentos, el papel pintado, los muebles o los materiales aislantes pueden contener sustancias que influyen negativamente en el dormir. Aunque raras veces se piensa en tales sustancias como causantes del insomnio.

Los medicamentos

Muchos medicamentos tienen como efectos secundarios el insomnio. Por ejemplo, los analgésicos o los antigripales con cafeína. También los antigripales y los antitusígenos que contienen efedrina o teofilina. Del mismo modo, pueden aumentar la intranquilidad los quemagrasas y los inhibidores del apetito. En estos casos es aconsejable preguntar al médico.

El ruido

Cuando dormimos nuestro oído permanece activo y transmite toda clase de ruidos a nuestro sistema nervioso central. Cuando el volumen sobrepasa cierto nivel, el sueño se vuelve menos tranquilo y menos profundo.

El dormitorio

Existen muchos otros factores que pueden afectar el sueño profundo y tranquilo:

  • Un dormitorio con calefacción (la calor perjudica el sueño, al igual que el aire seco y "viciado")
  • Los colchones viejos, blandos y/o gastados empeoran el riego sanguíneo.

 

Volver al principio